miércoles, 30 de mayo de 2018

¿QUÉ ES LA MENTALIDAD DE VÍCTIMA?

Seguramente has escuchado o conocido de primera mano a quienes se quejan constantemente de su mala suerte, sus pocas opciones en la vida, lo desafortunados que son respecto a otros. Pareciera que todo lo que les rodea (personas, amores, trabajos etc.), está ahí con un solo propósito: ¡perjudicarlos! 

Si bien es cierto que existen ciertos casos puntuales en los que una persona realmente puede considerarse víctima de las circunstancias, como, por ejemplo: cuando sufre una agresión, un accidente, secuestro, robo o abuso sexual, o la muerte de la pareja (en estos casos hay motivos de sobra para sentirse víctima del destino).


La realidad es que estas situaciones no son una constante, es por ello que generalmente quien padece “mentalidad de víctima” intenta conseguir llamar la atención de otros, o sentir autocompasión.
Muchos escenarios en la vida pueden resultar realmente injustas, solo de ti depende enfrentarlo haciéndote responsable, o cayendo en un duelo innecesario que no te conduce a mejorar.
He conocido a muchas personas con este tipo de pensamientos, y todas buscan “un poco de atención”. Recuerdo un caso muy puntual: era una estudiante universitaria que alegaba sus fracasos en el ámbito sentimental, laboral y formativo a cuanto recuerdo le atravesaba por la mente. Ella era una “verdadera mártir” a la vista de todos, narraba con naturalidad una violación que sufrió a plena luz del día, en la que (según sus palabras) nadie la ayudó a escapar del agresor. De igual forma, expresaba haberse enamorado de un profesor mucho mayor que ella, pero que debido a la esquizofrenia que sufría tuvo que abandonarlo para evitar que la dañara cuando no conseguía superar sus crisis. Pero además de esto, ella no comprendía por qué no era capaz de conseguir permanecer en ningún empleo más de tres meses. Al parecer “todos la envidiaban” de tal forma que le hacían la vida imposible. Lo mismo le sucedía con sus estudios. Jamás aceptaba que era irresponsable con sus tareas académicas, porque nuevamente “en sus palabras” se trataba de la mala fe que le profesaban sus docentes, quienes, conociendo su precaria situación económica y su mala suerte laboral, cada día le exigían más y más. Es decir, había una absoluta negación para aceptar cualquier responsabilidad sobre lo que le sucedía.
En este caso, quienes la conocíamos un poco mejor, comprendíamos que su perspectiva de la realidad estaba distorsionada. Respecto a los estudios, cada semestre perdía calificaciones porque se quedaba dormida o no entraba a las clases, por lo que jamás sabía que actividades correspondían con cada docente. Y en el ámbito laboral, sus deseos de llamar la atención la hacían hablar de más ante los jefes y clientes, situación que incomodaba a todos, y por ello preferían prescindir de su trabajo.
En todo caso, las verdaderas “víctimas”, eran en buena medida aquellas personas que apenas entraban en su vida. Porque como no la conocían, ella conseguía enredarlas con sus lamentaciones, hasta ganarse la tan esperada admiración, estima y lastima total debido a la “valentía” con la que había afrontado cada dura batalla de su vida.


Cuando alguien asume actuar de esta manera, pierde responsabilidad sobre su vida, porque establece a través de sus palabras que “no puede controlar su destino”. O lo que es igual, llega a sentirse como una marioneta de los demás.
Pero ¿por qué las personas eligen ser víctimas?
Si analizas la historia que te narré anteriormente, es probable que hayas establecido varias de las respuestas a esta pregunta.
En primer lugar, es una forma de sentir que la vida es más interesante que la de los demás. Así que buscan no solo atención, sino cierto control sobre la buena voluntad de quien se les acercan. Si los otros sienten “pena” es más seguro que consigas respeto, afecto y hasta los favores que busca. 
Lo triste sobre quienes asumen mentalidad de víctima, es que, con el paso del tiempo, llegan a dañar por completo sus relaciones interpersonales. 
¡Seamos honestos!, a nadie le gusta convertirse en el pañuelo de lágrimas de otra persona, así que, si llegaste a identificarte con este artículo, recuerda que aun estas a tiempo de hacerte más consciente de lo que pregonas y de la forma en que anhelas que los demás te perciban. Si necesitas ayuda, puedes ponerte en contacto con los psicólogos de Mi Psicólogo Barakaldo en el 675 713 537.

lunes, 28 de mayo de 2018

CONSEJOS PARA UNA MEJOR EXPRESIÓN ORAL

Sabemos que el manejo básico de la oratoria es importante en cualquier profesión. Expertos afirman que las personas que mejoran sus habilidades para hablar en público, también optimizan la confianza en sí mismos, y son vistos como más aptos para ascender en sus puestos de trabajo, o ser tomados en cuenta. Por esto, cada día más individuos están en la búsqueda de perfeccionar dichas destrezas.

No en vano, se dice que “quien domina la palabra, domina el mundo”, y es que solo a través de conceptos bien fundamentados, se puede conseguir calar en la mente de nuestros interlocutores de la manera deseada.

Pero a pesar de los múltiples beneficios que trae consigo la expresión oral, aún hay quienes padecen de fobias que les impiden emitir palabras frente a otros. Si este es tu caso, en este artículo encontrarás algunos consejos que te pueden ser muy útiles:




1.- Prepárate de la mejor manera para la presentación. Esto lo conseguirás organizando las ideas y las secuencias en las que se deben ir narrando.

2.- Dominar el tema que quieres compartir te ayudará a mejorar tu confianza.

3.- Conoce al público al que deberás dirigirte, porque no todos reaccionarán de la misma manera. Aún más, en el área profesional, donde las exigencias y expectativas por conocer el tipo de presentación que brindarás aumenta.

4.- Si en tu audiencia hay profesionales o personas versadas en el tema que vas a compartir, resume las cosas que sean más obvias, y enfócate en las que puedan ser novedosas o más relevantes.

5.- Conquista la atención de los presentes manteniendo el enfoque requerido sobre la presentación, lo cual aumentará tu autoconfianza.

6.- Inicia con frases llamativas, ya que los expertos afirman que dentro del primer minuto de exposición quienes observan deciden si prestar o no atención. Para ello, es útil que comiences contando alguna anécdota sobre el tema con la que los presentes puedan sentirse identificados, o también por medio de comparaciones, citas, refranes, empleando las técnicas que se utilizan para narrar cuentos, preguntas provocativas, entre otras.

Esto servirá para romper el hielo y fomenta la retroalimentación que te conecta con la audiencia.




7.- Utiliza materiales de apoyo como audios, imágenes y videos que tengan referencia con lo que se quiere compartir.

8.- Con respecto a los nervios, estos son normales, y cualquiera puede sentirse un poco estresado antes de una presentación. Pero puedes aprovecharte de ello y utilizar esa descarga de adrenalina para interactuar con la audiencia.

Por ejemplo, Mark Twain quien fue un gran escritor y orador estadounidense, aseguraba que existían dos tipos de hablantes: “¡Los que están nerviosos, y los que son mentirosos!", haciendo referencia a que todas las personas alguna vez los han sentido antes de una presentación.

En conclusión, podemos afirmar que por más que hayas pospuesto el momento de asumir muchas veces el rol de presentador, expositor, conductor en un evento o padrino de una boda, ¡estas situaciones te llegarán a lo largo de tu vida! Y es mejor que estés preparado, y seguro de poder salir airoso de dicha situación.

Por lo que practicar con tiempo cada uno de los tips que te indicamos aquí te motivará a conversar en público y privado con la fluidez y buen talante que necesitas.

sábado, 26 de mayo de 2018

CÓMO ENTRENAR TU CEREBRO PARA DETENER LA DEPRESIÓN

Sentir incomodidad, desesperanza, tristeza repentina, e inquietud, pueden ser indicativos de un trastorno mental denominado “depresión”. Esta es la principal causa de discapacidad entre personas mayores de 40 años de edad, sin embargo, actualmente es un fenómeno que se está haciendo común entre adolescentes a partir de los 15 años.

Los signos iniciales de la depresión consisten básicamente en dificultad para dormir y concentrarse mientras se intenta desarrollar una tarea, desinterés en los pasatiempos cotidianos, pocos deseos de socializar, mal humor, e inapetencia que conduce a la pérdida paulatina del peso corporal.

Si alguna vez has experimentado este padecimiento, sabes lo frustrante que es no poder comprender a ciencia cierta qué te sucede, y mucho peor es no conseguir una rápida salida para estos problemas. Es por ello que te presento algunas alternativas muy útiles, para que logres ejercitar tu cerebro y así combatir este mal de raíz.



1.- Proyéctate hacia el futuro
Pensar en todas las posibilidades que brinda el mañana, te hace imaginar la vida con más optimismo. 

Los recuerdos que provienen de situaciones lamentables, pueden conducirnos a tener miedo e inseguridad ante el futuro. Así que es mejor romper las cadenas del pasado, y permitirse seguir hacia adelante. De esta manera descubrirás que vale la pena disfrutar de tu presente.
2.- Jamás te compares
A veces (erróneamente) tenemos una perspectiva distorsionada de nuestras vidas, y nos comparamos incesantemente con otros, anhelando ser y vivir para complacerlos. Evita envidiar los bienes materiales o aspecto físico de alguien más, y mucho menos pases la vida intentando agradar a todos.
Cada quien posee cualidades que lo hacen especial y único, tan solo concéntrate en tus propias habilidades y destrezas, y tu vida tomará un rumbo más saludable.
¡Tienes demasiado para darle al mundo! No pierdas tiempo en suponer que los demás son mejores que tú.
Si piensas que el detonante para menospreciarte constantemente es el bombardeo de información que recibes de las redes sociales, entonces la mejor opción es eliminar tus cuentas. La vida es demasiado corta como para enfrascarse en este tipo de actitudes ¿no lo crees?
3.- No reprimas tu voz interior
Algunas personas luchan a diario entre lo que quieren decir, y lo que “deben decir”. Cuando esto sucede es más fácil caer en cuadros depresivos porque el sujeto considera que si reprime lo que piensa no lastimará a nadie, pero en el proceso, acaba dañándose a sí mismo.
Debes entrenarte para ser asertivo, puedes expresarte sin herir la susceptibilidad de otros, y sin causarte cargos de conciencia por pensar que no eres lo suficientemente auténtico u honesto contigo mismo.


4.- Que tus errores jamás te definan
Todos nos equivocamos, no solo es normal, sino necesario para controlar la egolatría, y para superarse a sí mismo como persona. Pero cuando permites que un error te defina como “incapaz” estás dejándoles las puertas abiertas a la depresión para que habite en ti y te marque de por vida.
Si consideras que este es tu caso, debes identificar cuál es el pensamiento negativo que persiste en ti, y erradicarlo por completo. No se trata de olvidar el evento que te marcó, pero sí de mantenerlo a raya a través de la reprogramación positiva, y la exaltación de tus mejores cualidades.
Una buena alternativa es la de repetir frases que te alienten para ser cada día mejor. Así, cuando creas que la negatividad empieza a asomarse, la podrás frenar. Ya lo sabes, para evitar deprimirte siempre contarás con pensamientos que provienen de ti, y que te harán sentir pleno, útil, y necesario en la vida de otras personas.
La mayoría de las veces, la cura para este mal consiste en salir de la rutina y divertirse, pero si consideras que tu mundo se te viene encima, es recomendable hablar con amigos, tus padres, o acudir a un psicólogo, quien te ayudará a través de diferentes técnicas. ¡En Mi Psicólogo Barakaldo encontrarás la solución!
Si esta información te resultó útil, por favor compártela en tus redes sociales.

miércoles, 23 de mayo de 2018

CÓMO ACTIVAR PENSAMIENTOS DE ABUNDANCIA

El dinero es necesario para vivir. Aunque algunos digan lo contrario, el dinero otorga libertad para obtener aquellas cosas necesarias para tener ciertas facilidades. Si bien es cierto que no compra la felicidad, ni el amor genuino de las personas que nos rodean, permite tener tranquilidad para poder desenvolverse en casi cualquier situación de la vida con confianza.

No es tan indispensable como el agua o el oxígeno. Y si lo analizamos en profundidad, el dinero es tan solo una unidad de cambio establecida en cada lugar del planeta.





Si ahora mismo le colocaran a escoger a un niño entre un fajo de billetes y un juguete, seguramente no dudaría en tomar su juguete, porque para él eso es lo que conoce y tiene valor.
Incluso a quien lee este artículo, si sobre una mesa te colocaras fajos de billetes de distintos países, indistintamente de su valor, si no conoces su tasa de cambio en comparación con el dinero de tu región, para ti cada fajo de billetes serían papeles timbrados sin más importancia.
Lo cierto, a pesar de todo esto, es que el dinero es energía. Y valga decir, es una energía que todos anhelan poseer. Sin embargo, por muy deseado que parezca, alrededor del dinero se han creado muchas creencias limitantes como, por ejemplo: el dinero es malo, los ricos son egoístas, para tener dinero debes trabajar y trabajar toda la vida, hay que trabajar como negro para vivir como blanco.
Para transformar estos pensamientos que limitan tu capacidad de ser prospero, comparto contigo los siguientes 3 pensamientos de abundancia:
1.- Alerta con lo que dices
¿Te pasas todo el día quejándote por aquello que no posees? o ¿porque el dinero no te alcanza?, recuerda que aquello que proyectas regresa a ti. Si tus pensamientos son de escasez, es eso lo que regresará a tu vida. Aprende a agradecer por todo lo que posees, porque hay quienes poseen menos de lo que tú tienes.




2.- No acumules objetos
Tal vez eres de los que posee una tía o una abuela que guarda todo ¡absolutamente todo! con la esperanza de tenerlo “para cuando ya no haya más de eso”.
El acto de acumular se relaciona con escasez, carencias, pobreza. Empieza a limpiar los armarios y trastos, desechando todo lo que no has usado en al menos un año. Al universo le fascina llenar vacíos. Si hay espacio para cosas nuevas, ellas llegarán a tu vida.
3.- Muévete
¿Quieres tener mejores oportunidades en la vida? Muévete, sal de la zona de confort. La abundancia empieza con cambios de pensamientos que conllevan a cambios de acciones, de lo contrario jamás obtendrás aquello que anhelas.
Las oportunidades llegan a tu vida cuando estás preparado para reconocerlas y aceptarlas, la abundancia es mucho más que posesión de dinero, revisa tus palabras, modifica tus falsas creencias y aprende a sonreír y agradecer.

sábado, 19 de mayo de 2018

9 FORMAS DE DEVOLVERLE LA ENERGÍA POSITIVA A TU VIDA

Sentirse agobiado, cansado, y colmado de pensamientos negativos, es parte de la esencia de la vida misma . Por muy auténtico que pretendas ser, siempre existirán circunstancias que escapan de tus manos, y que te hacen dudar de la capacidad que posees para enfrentar dichas vicisitudes.
Pero, la decisión de avanzar con entusiasmo, más allá de las situaciones adversas, depende únicamente de nosotros mismos. Te recomendamos leer con atención los siguientes consejos, que te animarán a devolverte la energía positiva que necesitas, para que así te sientas pleno y apto para enfrentar tu existencia.


1.- Piensa en aquello que necesitas
Muchas veces nos enfrascamos en trivialidades que no necesitamos, y se nos va el tiempo pensando en lo infelices que somos al no poseer ese “algo”. Es esencial establecer si tu necesidad es real, o simplemente es un capricho. Así podrás conectarte con esa parte del ser, que te recuerda que ser feliz es una decisión de vida.
Por otro lado, si consideras que tus propósitos realmente te conducirán al éxito, entonces convierte esa carencia “en una meta”, y transfórmala en una prioridad, para que así puedas alcanzarla rápidamente.
2.- Enfócate en lo bueno
¡Sí, lo sabemos! Es muy difícil cambiar la óptica sobre lo que observas, cuando parece que nada fluye en positivo. Pero también es cierto que no ganas absolutamente nada quejándote a diario por lo desafortunado que eres.
Es preferible proyectar bienestar y buena energía a través de acciones muy simples, tales como una sonrisa, o un abrazo cálido. Aunque no lo creas, conseguirás que tu propia energía cambie para bien, y obtendrás como resultado la misma respuesta de quienes te rodean.
3.- Recuerda respirar
A veces, parece que la única opción es gritar y perder el control, es justo en ese instante en el que debes retroceder, y respirar profundo. Esto propicia calma y control sobre nuestras acciones, evitándonos caer en polémicas innecesarias, o situaciones lamentables.
4.- Sé agradecido
Cuando te sientes bien contigo mismo, ¡todos notan la felicidad que emanas! Por tanto, experimenta ser agradecido, y empieza a obsequiarle parte de tu dicha a quienes te rodean.
¡Cuanto más compartes con otros, más recibes!
5.- Hacer ejercicios
Los ejercicios al aire libre te permiten conectarte con la naturaleza, y relajarte después de un día extenuante de trabajo. Notarás como recuerdas que todos los problemas poseen una solución, y que tu actitud es la clave para conseguir salidas, donde los demás únicamente ven inconvenientes. 

Aun si no te gustan los deportes, con solo ir a un parque y sentarte bajo un árbol, será suficiente para que la paz que necesitas regrese a ti.
6.- Practica la honestidad
La gente que engaña constantemente a otras invierten buena parte de su tiempo y energía, intentando mantener las mentiras que han tejido.
Ser honesto contigo, pero sobre todo con otros, permite avanzar con libertad, auto-aceptación y sosiego. Esta es una clave muy necesaria para que la energía positiva te acompañe en cada momento.
8.- No te aferres a lo negativo
Si alguien te lastimó, o fracasaste en una labor para la que habías invertido dinero y tiempo, y no te permites liberarte de la culpa, y dolor que te puede estar causando esa persona o recuerdo, te sentirás mal continuamente.
Dejar ir aquello que te causa molestias, y avanza sin mirar atrás. Te liberará de cualquier rencor, frustración y sentimiento de culpa. Piensa en que siempre podrás volver a intentarlo, ya que “unas veces se pierde, y otras se aprende”.


9.- Expresa tus emociones
Si deseas llorar hazlo, no siempre se puede pretender estar bien. Lo más importante cuando lloramos es que parte de los problemas también salen de nuestro interior. Puedes imaginarlo como una limpieza que le haces a tu alma.
Un dicho expresa que si no lloras tú, algún órgano lo hará por ti. O lo que es igual, puedes enfermarte. Cuando necesites gritar, llorar y manifestar enojo, ¡debes hacerlo! Así tendrás más capacidad para superar tus dificultades, y plantearte una vida más plena.
En conclusión, permanecer sumido en la tristeza, o continuar con optimismo más allá de los problemas que surjan, ¡está en tus manos! Desarrollar estrategias adecuadas para ser feliz, te ayuda a conseguir que las situaciones fluyan como siempre lo has deseado.
Si te gustó la lectura, no olvides compartirla en tus redes sociales.

lunes, 14 de mayo de 2018

CÓMO AUMENTAR LA SEROTONINA EN TU CEREBRO

¿Has notado que algunas de las actividades que realizabas con entusiasmo ya no te apasionan?, ¿ahora todo te deprime?, ¿tu sueño y estado de ánimo habitual se han visto alterados?
Posiblemente estés experimentando una variación de la secreción de la serotonina de tu organismo. Esta remite señales cerebrales que afectan muchas funciones emocionales y físicas del sujeto.
Cuando su producción y secreción es irregular, el sujeto padece estados de ansiedad, fuertes preocupaciones, ataques de pánico, depresión, e incluso trastornos de conducta inesperados, como manías y obsesiones.
Todo lo anterior sucede porque ciertas necesidades básicas, como por ejemplo el deseo sexual, la sensación de hambre, el sueño, la percepción de agotamiento ante una tarea pesada, así como la regulación de la temperatura, e inclusive la capacidad para memorizar adecuadamente, dependen de una correcta secreción de esta sustancia.


Es por ello que te presentamos 5 formas para que consigas aumentarla de forma natural, evitando así padecer estas diversas patologías que podrían llegar a confundirse con enfermedades graves.
1.- Consume vitamina B
Toda la gama de vitaminas B (especialmente la B6 y B12) te ayudan a controlar el estrés, porque promueven las funciones normales de la serotonina. Estas se encuentran en productos concentrados, elaborados a base de pescado, así como en los huevos, el arroz, y vegetales ricos en almidón.
Consumir estos alimentos es esencial para prevenir depresiones. Así que incluirlos en tu dieta, te hará sentirte más feliz y relajado.
2.- Toma baños de sol
El sol es una fuente de vitamina D, y contribuye a que la serotonina permanezca en un nivel suficientemente saludable para evitar que sufras desordenes en tu estado de ánimo. Toma el sol diariamente, especialmente por la mañana, notarás como empiezas a sentirte con más optimismo.
Además, esta vitamina es fundamental para tratar las enfermedades cutáneas e inmunológicas, y permite la reabsorción de los nutrientes de los alimentos que consumimos. También es necesaria para evitar el raquitismo y la caída del cabello, porque se encarga de la fijación del calcio en los huesos
Lamentablemente, es muy escasa en los alimentos, así que aprovechar el sol matutino no solo es gratis, ¡sino altamente beneficioso!


3.- Medita
La paz que se obtiene a través de la meditación no solo te servirá para disipar tus dudas, y perdonar adecuadamente a tus semejantes, sino que además es un alimento para que la serotonina se dispare. Cuando estás meditando, tu cerebro se relaja, el estrés disminuye, y tu cuerpo experimenta sensación de libertad, paz y felicidad.
Ya lo sabes, si deseas experimentar equilibrio emocional, recuerda que el cortisol aumenta los niveles de estrés, mientras que la serotonina los disminuye.
Resumiendo, esta información, no olvides que:
a.- Debes aprender a premiarte por medio de los masajes, la meditación, y esos pequeños placeres de la vida que distraen tu mente de los problemas cotidianos.
b.-Consume vitamina B para evitar posibles estados depresivos.
c.- Notarás que consigues disminuir tus problemas de insomnio, mal humor y desconcentración, casi como por arte de magia, si tomas el sol por la mañana.

Si este artículo te pareció interesante, puedes difundirlo en tus redes sociales. También nos gustaría conocer tus comentarios al respecto.

sábado, 12 de mayo de 2018

PASOS PARA SANAR A TU NIÑO INTERNO

Cuando somos niños, nuestras primeras y por ende más importantes relaciones son con nuestros padres o con quienes se encargan de nuestra crianza. Podría decirse que este es el vínculo más significativo que establece la persona, porque le marca para el resto de su existencia, y le permite comprender en qué consiste el amor. 
Bien sea que se esté creciendo en el seno de una familia amorosa, o por el contrario, totalmente caótica. De hecho, muchos infantes que se formaron en hogares donde aparentemente la armonía parecía marcar la pauta, es posible que en la adultez, se conviertan en personas que manifiesten dolor o rechazo. Nuestras experiencias con las emociones permanecen con nosotros, y se arraigan a medida que nos hacemos adultos ya que, “el niño interior”, se aferra a aquello que conoce y le es familiar, sin distinguir si esto es favorable para él o no.


Lamentablemente, hasta que el adulto no se hace consciente de lo anterior, e intenta corregir los apegos o patrones incorrectos, cuando podrá alcanzar su felicidad plena, sus sueños y metas adecuadamente.
Si te interesa saber de qué forma puedes sanar a tu niño interior, continúa leyendo este artículo.
1.- Acepta el pasado
El ser humano tiende a bloquear cualquier recuerdo que le genera dolor. De esta manera, todas las memorias que son hirientes, negativas, que provienen de cualquier aspecto de la vida, son en la práctica olvidadas para sentirnos mejor con nosotros mismos.
Pero en teoría ¡nada se olvida! Cada uno de estos recuerdos regresan a tu vida de diversas maneras, y sabotean tus relaciones personales y hasta tu apreciación personal.
Es por ello que si deseas sanar a tu niño interior, debes aceptar el pasado por muy triste o cruel que te haya parecido. Tomar el tiempo necesario para trabajar en tus sentimientos, viene a ser el primer paso para la curación de cualquier herida.
2.- No culpes a tus padres
Cuando te sientes mal, fracasas en tus proyectos o no consigues empatizar lo suficiente con las personas, ni mantener una relación de pareja. ¡Es ilógico culpar a tus padres por ello!
Esta no es más que una excusa bastante infantil, mediante la cual no aceptas que más allá de los errores de tus padres, ahora eres un adulto y por lo tanto debes hacerte responsable de tu presente. Si culpas a otros, en especial a tus progenitores de cada uno de tus tropiezos, te estarás saboteando para progresar.


3.- Conéctate contigo
Re-descubrir las emociones de la infancia, te ayuda a conectarte con esa voz interna que te estropea el camino para tu felicidad. Escucha con atención aquello que te quiere decir, y empieza a cambiar tu concepto interior si este es contraproducente para tu existencia.
Ayuda a tu niño interior a comprender que es el momento de crecer, progresar y volar con nuevas alas. Si no consigues hacerlo por ti mismo, acude a terapia llamando a 675 71 35 37 y verás que tu vida cobra un nuevo sentido.
¿Te gusto el contenido de este artículo? Puedes comentarlo y compartirlo en tus redes sociales.

martes, 8 de mayo de 2018

CÓMO PUEDES AUMENTAR TUS NIVELES DE DOPAMINA

Este neurotransmisor actúa en el traslado de información entre las neuronas. Influye activamente en las emociones, ya que interviene como ente regulador de las sensaciones placenteras, incluyendo aquellas relacionadas con la obtención de estímulos positivos.
Además, funciona como un antidepresivo, que nos permite mantenernos motivados en proyectos, a sabiendas de que al final obtendremos “gratificaciones”, en especial el placer de haber culminado cualquier emprendimiento. Sin embargo, son múltiples las causas que intervienen en su disminución, como lo son: el consumo de drogas, el uso de antidepresivos, la falta de sueño por mala alimentación, o por la edad (cuando se envejece se pierde el descanso regular).


Existen diversos métodos naturales que ayudan a nivelar el sistema hormonal, y por ende, propician el aumento de la dopamina. Te los presentamos a continuación:
1.- Elabora una lista de actividades
Todas aquellas cosas que tienes que realizar durante el día o la semana, puedes enumerarlas en una lista. Esta sencilla acción te ayudará a culminar con cada actividad, sin dejar ninguna en el aire.
Además, al observar cómo se van tachando las tareas que has realizado, experimentarás satisfacción, y sensación de recompensa, lo que ayuda a acrecentar tus niveles de dopamina.
2.- Ser creativo
Está demostrado, aquellas profesiones en donde se amerita ser creativo, como por ejemplo en las carreras musicales, de actores, locutores, escritores, escultores, pintores, arquitectos, entre otros, existen buenas cantidades de esta molécula. Lo anterior ocurre porque quienes realizan algunos de estos trabajos, entran en la fase de concentración conocida como “estado de flujo”, donde van surgiendo ideas nuevas de forma constante.
En resumen ¡la creatividad te beneficia!
3.- Hacer ejercicio
Cuando realizamos alguna labor, nos brindamos beneficios tanto físicos, como mentales. Además disminuimos el estrés acumulado, desarrollando la productividad, y permitiendo disparar los índices de estimulación de la serotonina, endorfina, y por supuesto de la dopamina.
Una ventaja de esta práctica, es que no necesitas realizar gran esfuerzo corporal por períodos prolongados de tiempo. Para obtener los resultados deseados, basta con una corta caminata, o una leve rutina diaria para conseguirlo.
También la ejecución de agilidades sencillas, como resolver crucigramas, sopas de letras, disfrutar de una buena lectura, jugar al ajedrez, o al dominó, entre otros, será suficiente para lograr este objetivo.


4.- Trazarte metas sencillas a cumplir
Obtienes plenitud al conseguir un objetivo específico, bien sea sobre acciones cotidianas, como cocinar, mantener una conversación amena, o ver una película agradable. Y esto le facilita al neurotransmisor su accionar.
5.- Realiza actividades que te agraden
Estudios han demostrado que oír música, salir con amigos, ver un programa de televisión, o comer algo que nos agrade, ayuda a producir dopamina.
Como puedes ver, para incrementar o nivelar esta hormona en tu organismo, no necesitas recurrir a ningún medicamento, tan solo modificar aquellas conductas que se convierten en detonantes estresantes para tu vida. Interactuar armónicamente con tu entorno, te brindará las claves para estar en completo control de tus capacidades físicas, y mentales.
Si te gustó esta información compártela, y déjanos conocer tus comentarios al respecto.

domingo, 6 de mayo de 2018

COSAS QUE LAS PERSONAS PODEROSAS HACEN DIFERENTE

En la vida existen dos tipos de personas: las emprendedoras y las seguidoras.

Por tanto, una persona poderosa entra en la primera categoría. Es decir, es un valiente emprendedor que se abre paso en un mundo en el que sabe debe sortear pruebas diariamente. ¡Eso no la detiene! Habla y camina con determinación, además es capaz de ser tan sutil y agradable como para endulzar hasta a la persona más problemática que la vida le presente.

Nada parece ser “mucho” para las personas que a pulso de trabajo se ganan el título de “poderosos”.



Pero, si lo analizamos con más calma, no necesitas tener una doble identidad para ocultar poderes sobrenaturales, ni ostentar un cargo gerencial en una empresa multinacional, mucho menos convertirte en magistrado de tu país para llegar a ser poderosa.

Si quieres saber qué hacen distinto las mujeres eficaces, de las comunes, te invito a seguir leyendo.

1.- Todo es cosa de actitud

Si te sientes derrotado ¡la vida te vencerá antes de empezar!

Una persona emprendedora que apunta a más en su vida, sabe que su actitud debe ir en concordancia con sus pensamientos. Así que no lo escucharás decir que hay metas imposibles, o que el camino es duro, simplemente ¡no se rinde!

Su actitud es el motor que guía su vida y que sirve de ejemplo a otros. Esta clase de personas tienden incluso a motivar a sus amistades para que mantengan la constancia al proponerse un objetivo.

Siempre consiguen opciones en lugar de quejas, y es por ello que el optimismo que profesan los hace brillar y ser aceptados en todo lugar.

2.- Se arriesgan

Por muy pequeño que sea el riesgo, solo si lo asumes puedes descubrir si conseguirás una recompensa.

3.- No se deja llevar por opiniones de otros

La mayoría de los pensamientos que se almacenan en la mente de una persona son de tipo negativo.

Pero en el caso de una persona exitosa y poderosa, hacer caso omiso de los inconvenientes que otros ven para asumir una labor, se ha convertido en una tarea diaria. Es decir, ya están más que acostumbrados a que el grueso de las personas que les rodean piensan que las cosas pueden empeorar.

Pero ellos simplemente ¡asume! en lugar de unirse a las opiniones de otros. Nada le impedirá demostrar que es capaz de hacer lo que quiere, o al menos lo intentará.

4.- Se cuida cada día

¡Jamás saldrá de su casa hecha un lío!, el cuidado personal siempre forma parte de su agenda. Sabe que para alcanzar sus metas debe lucir bien por dentro y por fuera. Así que se alimenta adecuadamente, práctica ejercicio y se viste acorde a la ocasión.

5.- Nunca se victimiza

Generalmente estas personas despiertan la envidia de otros (hombres y mujeres por igual), porque saben que, a pesar de trabajar y esforzarse, siempre habrá alguien que intente hacerles sombra y conseguir en ellos el mínimo error.

Pero ellos, ¡jamás se sentirán como una víctima de las circunstancias!, tan solo continúan dando lo mejor.



6.- Se desafía
Gracias a este punto es por lo que ha llegado tan lejos. Porque en lugar de esperar que otros le reten, él se desafía diariamente. Estudia, se prepara y asume cada proyecto para crecer como persona y como profesional.
7.-  Es responsable de su economía
Ningún éxito está completo si no se cuenta con ahorros económicos. Y una persona fuerte ¡lo sabe! No busca depender de alguien más, así que ahorra e invierte para poder contar con capital para los tiempos difíciles y para satisfacer sus gustos más exquisitos.
Nada de lo anterior te servirá a menos que aprendas a equilibrar toda tu energía con algo de humildad y bondad para ayudar a otros. Descubrirás que te convertiste en una persona emprendedora y fuerte, cuando eres feliz con quién eres, y no requieres de caretas para relacionarte con otros.
De igual forma deberás asumir que estarás muchas veces solo en el camino de la vida, pero es en estos casos cuando tu fuerza interior te dará las claves para ser valiente y responsable con cada decisión tomada en el pasado.

Si este artículo te ayudó, ¡por favor coméntalo!