domingo, 23 de junio de 2019

¿CÓMO INFLUYEN LOS MIEDOS DE LA INFANCIA EN LA AUTOESTIMA?


Antes de nada, debes comprender ¿Qué es la autoestima? Como su propia palabra indica, es la estima que nos tenemos hacia nosotros mismos. Dicho de otra manera, es la percepción, el pensamiento, la evaluación, el sentimiento y el comportamiento que va dirigido hacia uno mismo, la forma de ser, los rasgos de nuestro cuerpo y el carácter.

Por otro lado, El Miedo, se define como una emoción que se caracteriza por la sensación intensa y poco agradable, al percibir un peligro, bien sea real o imaginario. Este puede ser un miedo en tiempo pasado, presente o futuro. Es un sentimiento natural, ante una situación de riesgo o amenaza. Cabe destacar, que el miedo se encuentra estrechamente relacionado con la ansiedad.

Como ya se mencionó anteriormente, el miedo constituye una sensación primitiva, la cual le permite al niño evitar aquellas situaciones que pueden ser peligrosas.




Las situaciones a las que se le tienen miedo, van a variar con el tiempo, en función de la edad. A medida que la persona se desarrolla biológica, psicológica y socialmente, según el ciclo biológico en el que se encuentre, estos miedos pueden desaparecer o disminuir. Así como también aparecen otros miedos nuevos, dependiendo de las exigencias del medio en el que se encuentre en ese momento.

A pesar de que no existen estudios donde se relaciona la autoestima directamente con los miedos, otras investigaciones han encontrado relación entre Las Fobias y La Autoestima, especialmente la fobia de tipo social. Observándose en estas, una correlación de tipo negativa, es decir, que cuanto más baja sea la autoestima, mayor será la intensidad de la fobia social. Esto sucede especialmente en adolescentes de 12 a 18 años.

Existen estudios donde se ha concluido que aquellas personas que tienen una autoestima baja, tienden a tener un comportamiento tanto de miedo, como de duda y de defensa. Según la literatura, los miedos más comunes son en relación al peligro y a la muerte. En las mujeres, a diferencia de los hombres, existe mayor prevalencia e intensidad de fobias, y en cuanto a la edad, el miedo será mayor en los niños que en los adolescentes.




Como dato curioso comentar que los niños menores de 6 meses de edad no experimentan miedo. A partir de esta etapa es cuando comienzan a presentar miedos de importancia, tales como, el miedo a las alturas, a la separación y a las personas extrañas. Sin embargo, cabe destacar, que este último, es un tema polémico, ya que algunos expertos, opinan que esta se encuentra influenciada por la experiencia.

Por último, es importante que tengas presente que a medida que pasa el tiempo, los miedos también van evolucionando. De igual manera, que la autoestima es inversamente proporcional a la intensidad de los miedos.