lunes, 6 de noviembre de 2017

DEUTEROFOBIA: EL TERROR POR EL DÍA LUNES


Para comprender la deuterofobia, o miedo que representa para algunos la llegada del día lunes, se debe retroceder necesariamente al viernes. Por lo general el viernes representa descanso, esparcimiento, desenfreno, amigos, bebida, comida y trasnochar, en otros casos representa familia y dormir hasta tarde. Los viernes por la tarde se suele mirar el reloj varias veces esperando el momento de dejar el escritorio, el ordenador, los clientes y cualquier cosa que nos relacione con el trabajo. 
Los fines de semana se dibuja una sonrisa en el rostro ¡ha llegado el descanso! y con el algún exceso. Pero entonces llega el domingo, y peor aún el domingo por la tarde y es cuando la presión regresa y los sentidos se activan porque todo apunta a que el día siguiente es lunes; y significa trabajo, estudio y rutina.



Los lunes se asocian con deberes, es por eso que muchos sienten que el lunes es un día incómodo, inician la jornada laboral con desgano, deseando que el viernes llegue pronto.

Es por ello que se relaciona la Deuterofilia con el domingo por la tarde, que es cuando los síntomas de estrés, miedo, palpitaciones, problemas para conciliar el sueño, posadillas, dolor de estómago y sensación de incapacidad e impotencia surgen. Y es que existen múltiples causas para que surja la tan temida Deuterofobia, o temor al lunes.
Una de ellas, para las personas que no poseen un empleo, es que el lunes representa una nueva semana en la que si no se logra encontrar empleo significará improductividad. Es por ello que la presión aumenta y con ella las preocupaciones.

Otra de las causas de sentirse mal los lunes es que el cuerpo se está recuperando de los excesos de comida, bebida y esfuerzos físicos hechos durante el fin de semana. Así que es normal el dolor corporal y la pesadez estomacal.

Un dato preocupante respecto al lunes es que la mayoría de infartos ocurren justamente en lunes dados los descontroles físicos cometidos durante el fin de semana.

Los lunes hay mayor ausentismo laboral y las personas manifiestan apatía por lo que hacen.



¿Cómo afrontar el lunes?
- Reestructura tu agenda, el lunes es irremediable, así que organiza actividades agradables para efectuar el lunes.
- Practica algún deporte.
- Balancea tu comida el fin de semana.
- Plantéate metas razonables y ejecutables para los lunes.
- Cambia de actitud, así cambiará la forma de afrontar tus actividades.
- Que nada te turbe, si tu salud se está viendo afectada debes acudir con un profesional.
Agradece por el empleo que tienes, muchos desearían tu lugar. Aun cuando consideres que tu jornada de trabajo es larga y que no te cubre tus gastos en su totalidad, muchas personas se encuentran desempleadas, las vacantes laborales y las oportunidades son cada día menores, y tú posees un lugar privilegiado con respecto a muchas otras personas.

Generalmente las preocupaciones del domingo por la tarde son más infundadas que reales, así que puedes elaborar una lista de las cosas que sientes que son la principal fuente de preocupación y que te producen estrés los domingos y así conseguir distintas visiones y soluciones del problema.