domingo, 5 de mayo de 2019

CÓMO SOLUCIONAR CONFLICTOS ENTRE HERMANOS

Sí, sabemos que tener hermanos es una enorme bendición para cualquiera. La vida de un hijo único puede resultar muy solitaria y carente de emoción, ya que los hermanos le aportan a la vida un tipo de emoción tan particular que, en ocasiones, ni siquiera se consigue con los mejores amigos.

Los hermanos son nuestros primeros amigos, aquellos con los que compartimos los primeros secretos y, en la mayoría de los casos también son nuestros compañeros de travesuras. Son quienes nos conocen totalmente, e incluso muchas veces, saben identificar cómo nos sentimos con tan sólo mirarnos.

Sin embargo, no todo es color de rosa al tener un hermano, ya que con la diaria convivencia se pueden presentar altercados. En algunas ocasiones esas situaciones problemáticas quedan resueltas automáticamente, pero en otras es necesario que los padres recurran a todas sus estrategias como mediadores para resolver el conflicto.





Si eres padre y tus hijos constantemente se están enfrentando uno con el otro, presta atención a nuestro artículo, pues aquí te vamos a dar los tips que necesitas conocer para resolver los conflictos entre tus hijos.

Ahora bien, ¿por qué pelean los hermanos? Existen muchas razones por las cuales dos hermanos pueden discutir. En primer lugar te podemos mencionar la rivalidad. Es común que se genere cierta rivalidad entre hermanos. Esto se debe a que cada cual quiere ser mejor que el otro y busca la manera de demostrarlo. A su vez, esto genera conflicto entre ellos porque ninguno desea perder.

Así mismo, la envidia es otra de las causas que ocasionan con frecuencia problemas entre hermanos. Hasta cierto punto puede considerarse normal que uno de los hermanos (generalmente el menor) sienta cierta envidia o desee tener las cosas que tiene su hermano. No solamente los objetos materiales (algún juego o muñeco) despiertan estos sentimientos, sino también otras cosas intangibles como los permisos para salir, la atención de alguno de los padres, entre otros.  

Ahora bien, si tienes hijos, seguro que en ocasiones no sabes cómo lidiar con estas situaciones de discusión, las cuales pudieran llegar al ámbito físico.

En primer lugar, permite que cada niño relate su propia versión acerca de lo que ha ocurrido, dándote los argumentos que él considera válidos. De esta manera podrás fomentar en ellos la sensación de valía e importancia, en tanto que te haces una idea del conflicto en cuestión y de la perspectiva de cada uno.

Una vez hecho esto, pídeles que se pongan en el lugar del otro. Hazles preguntas que propicien la empatía en ellos. Enséñales a ver las situaciones a través de la visión de los demás.

Así mismo, exhórtalos a que cada uno plantee las posibles soluciones al conflicto, siempre teniendo presente al otro. Explícales que la solución debe ser justa para los dos. Que deben encontrar un punto medio en el que ambos se sientan bien.





Cuando ya cada uno ha planteado sus opciones para solucionar el conflicto, es hora de que tú, empleando tus habilidades como mediador intervengas y les ayudes a elegir la alternativa más adecuada para que ambos estén contentos.

Ahora bien, existen algunos consejos que queremos darte para que incentives en tus hijos la comprensión, la confianza y la unidad en ellos. En primer lugar, debes enseñarles a tus hijos las normas básicas de cortesía, explícales la importancia de un “por favor” o un “gracias”. De esta manera ellos lo pondrán en práctica entre ellos mismos.

Igualmente, propicia en ellos el hábito de compartir. Explícales que, a pesar de que uno o el otro sean dueño de algún juguete, no hay ningún problema con compartirlo en algún momento. Enséñales lo satisfactorio que puede ser compartir lo que tenemos con los demás. Con esto podrás estar evitando conflictos futuros, ya que muchos se originan cuando pelean por algún juguete.

En última instancia, supervisa la información que reciben tus hijos a través de los medios de comunicación visual. Es obvio que si suelen ver programas de TV, películas o videojuegos en los que lo común son las peleas, gritos, insultos y demás, ellos se comportarán de la misma manera. Por esto, como padre, debes estar muy pendiente de lo que ven tus hijos en TV o a través de la Web.

Los conflictos entre hermanos son lo más común del mundo. Sin embargo, es importante saber manejarlos y resolverlos para que la convivencia en casa sea armónica. Enséñales a tus hijos lo afortunados que son al tenerse el uno al otro.