martes, 12 de diciembre de 2017

EL AMOR EN LA TERCERA EDAD


Amar no es solamente quererse, sino comprenderse, y esto es lo que buscan las personas que deciden afrontar una relación en la edad adulta.
Más allá de cualquier perjuicio y de las falsas creencias sobre el amor, las personas que inician una relación de este tipo, pueden tener tanto romance y placer como cualquier pareja de menos edad. De hecho, incluso tiene más ventajas, por un lado, no existe el riesgo de tener un embarazo, ya los hijos fueron criados y se está en edad de disfrutar de los nietos y de la posibilidad de viajar, compartir y relajarse. Las parejas de la tercera edad, ya han alcanzado muchas metas personales a lo largo de su vida, por lo que hay menos riesgos de competencias con la pareja en asuntos laborales y financieros.


Es bueno para la salud, sobre todo para los hombres, ya que aquellos que han enviudado o se han divorciado y pasan su vida solos, son más propensos a morir entre 7 y 10 años antes que aquellos que comparten su vida con una pareja. No así con las mujeres, en este caso parece no afectarles, es mucho más sencillo para las mujeres llevar a cabo diferentes actividades e integrarse en la crianza de los nietos por lo que pueden vivir perfectamente y con buena salud en soledad por muchos años.
La experiencia sexual en la tercera edad a pesar de ser menos recurrente, puede ser experimentada con placer si ambos consiguen efectuar ciertos ejercicios de fortalecimiento para la musculatura en sus genitales.
La comprensión, el respeto y la confianza son la clave en estas relaciones. Ya no tiene tanto peso la belleza física, ni el dinero, cuanta mucho más la admiración y el apoyo por el otro.


Es en este período de la vida es cuando aparecen las enfermedades y el poder contar con una pareja amorosa y paciente, contribuye en la recuperación de la salud física y emocional.
Cuando se habla de relaciones en adultos mayores, se suelen romper esquemas. Tanto mujeres como hombres mayores buscan estar con parejas más jóvenes.
Lo cierto es que para el amor no hay edad, es un hermoso sentimiento que todo ser humano merece experimentar dejando a un lado cualquier tabú social. Si este es tu caso, recuerda que mereces ser feliz, se trata de tu vida, tus emociones y sentimientos. Ya tuviste tiempo para brindar amor a tus hijos y ocuparte de cualquier asunto que ameritara atenciones especiales, ahora es tu turno para ser atendido y mimado.
Eso sí, presta suma atención al comportamiento de tu pareja antes de comprometerte por completo, sobre todo en caso de estar con alguien más joven, el amor es un dar-dar, pero no siempre el otro es como aparenta.