lunes, 26 de febrero de 2018

¿QUÉ HACER PARA ENFOCARTE EN LA VIDA?


¿Te ha sucedido que por más que alcanzas casi todo lo que te propones, y que incluso sin proponértelo te has convertido en un ejemplo a seguir para otros, no te sientes totalmente pleno? ¡La desmotivación ha tocado a tu puerta y no te has enterado! Casi todos pasamos por esta incómoda circunstancia en algún momento de nuestras vidas, es por ello que se hace necesario re-direccionar nuestros esfuerzos y controlar esas conductas y pensamientos que sabotean nuestros pasos.

A veces solo se trata de detenerse por un instante y agradecer por cada uno de los logros obtenidos, para darte cuenta que has conquistado mucho más de lo que otros consiguieron en iguales circunstancias. Pero en otras ocasiones se hace necesario aplicar medidas mucho más contundentes para encauzar todas nuestras fuerzas y aceptar que tanto lo bueno como lo mano, depende solo de cada uno de nosotros.


Para volver a encontrar el rumbo en la vida cuando nada pareciera llenarnos lo suficiente, he escrito esta breve lista de consejos que seguro te facilitarán el camino para recuperar la satisfacción en la vida.


1) No te compares con nadie

Cada quien tiene sus propios dones, y lo que para algunos es muy difícil, para otros resulta muy complejo. No te compares con otras personas, cada quien es afortunado de forma diferente, y aunque no lo creas, muchas veces habrás sido esa persona con la que otros anhelan intercambiar sus vidas por un instante.

2) Mantén la perspectiva

¿Quieres saber si estás enfocado? Responde estas preguntas: ¿Te fijas en todo lo que no tienes?, ¿le prestas atención a tus errores? Si tu respuesta fue un contundente ¡sí! Te recomiendo re-enfoques tu vida, y le des más crédito a aquello que sí posees.

Cuanto más agradezcas, más cosas gratas te ocurrirán diariamente. Empieza reconociendo una sola cosa que obtuviste o conseguiste por la mañana, y sin darte cuenta estarás agradeciendo por cada pequeño detalle agradable y por cada persona que te genera alegría.

¡La felicidad está en la mente! entonces obséquiate nuevos motivos para ser feliz y sin lugar a dudas lo serás.

3) Esfuérzate para sobresalir en algo

Ya te dije que todos tenemos talentos, pero no olvides que siempre habrá alguien mejor, así que debes potenciar tus talentos. Esfuérzate por ser cada vez mejor en esas cosas que casi siempre se te dan bien y sin esfuerzo, y en poco tiempo serás una persona integral con suficiente conocimiento para instruir a otros en un área específica.



4) Comparte con otros lo que posees

Sin lugar a dudas, no es tan difícil ser feliz, este sentimiento no surge de aquello que tenemos, sino de la forma en que apreciamos nuestra realidad y cómo la compartimos con otros. También va de la mano con nuestra formación cultural, ya que al final de la vida o cuando no se dispone de salud suficiente, de nada importan las pertenencias. Lo verdaderamente relevante es la compañía de quienes nos precian y los recuerdos agradables que proporcionan satisfacción.

Para finalizar te dejo con una reflexión de mi abuelo: “en esta vida todo es ganancia, ya que nací desnudo y cuando muera nada me llevaré. Al contrario, son los que se quedan los que disfrutarán con lo que pueda dejar”

No te afanes por el hoy, respira profundo y fluye, la vida es demasiado breve como para alterarse por trivialidades.