miércoles, 7 de marzo de 2018

HIPOPOTOMONSTROSESQUIPEDALIOFOBIA


¿Qué piensas cuando ves la palabra hipopotomonstrosesquipedaliofobia? Si no la conocías seguramente te sorprendiste por lo larga que se ve la palabra. A lo mejor intentaste leerla pausadamente o simplemente la ignoraste, porque no te gusta complicarte con cosas que parecen impronunciables. 
Sea cual sea el caso, probablemente te causó curiosidad este término de 33 caracteres y te sorprenderá descubrir qué define la fobia, que, para ironía de muchos, se trata de palabras largas.



El trastorno tiene su origen en el miedo a pronunciar incorrectamente una palabra de larga extensión y equivocarse quedando en ridículo, y tal vez ser considerado como una persona de poca inteligencia. Si bien es uno de los miedos irracionales menos comunes y no existen muchos casos documentados al respecto, la sintomatología de quienes la experimentan es tan similar al de una fobia que se ha catalogado como tal.
Si estás pensando que el término que define la condición parece una burla a aquellos que la sufren, no eres la excepción. Es por esto que muchos especialistas han decidido llamarlo simplemente Sesquipedaliofobia.
Aunque para muchos expertos ha sido difícil explicar por qué hay personas que la sufren, es fácil deducir que, como todo trastorno fóbico, este se genera por una mala experiencia o una experiencia traumática que ha evolucionado con el tiempo. Algunos ejemplos pueden ser intentar aprender a pronunciar una palabra en específico y fallar o ser víctima de burlas cuando se tiene dificultad para leer correctamente términos largos. En estos casos puede ser común generar como respuesta un rechazo a todas las palabras de este tipo y evitarlas tanto como sea posible, ya que las personas que la sufren se sienten realmente intimidadas por pronunciarlas y leerlas.
Identificar a las personas que padecen esta condición es muy sencillo, porque se notará un miedo injustificado cuando deben entrar en contacto con lo que les causa miedo. Los síntomas pueden variar dependiendo de cada caso, pero los más frecuentes son: sudoración en las manos, palpitaciones aceleradas, ansiedad y sequedad en la boca.


Las personas con hipopotomonstrosesquipedaliofobia son conscientes de que su condición es completamente ilógica, pero su subconsciente se descontrola y no les permite ordenar sus ideas y actos de manera normal.
La ayuda psicológica siempre será una solución si la fobia es excesiva e impide desenvolverse con normalidad en entornos sociales.
Sin embargo, a estas personas puede costarles pedir la ayuda requerida, ya que esta fobia viene acompañada de timidez social. Una vez atendido por un psicólogo, el tratamiento consistirá en detectar el desencadenante de la fobia, reemplazar las experiencias negativas por positivas, y resolver todas las creencias y pensamientos distorsionados en torno a dicho miedo.
Si se considera que el trastorno es muy grave, el tratamiento podría ir acompañado de medicamentos para lidiar con la ansiedad.
Para evitar causarles esta fobia a otros, es recomendable evitar burlarse de alguien con dificultades de lectura y ayudarlos en lo posible con críticas constructivas. En el caso de los niños mientras están aprendiendo a leer, se les debe enseñar técnicas de lectura correctas, para que no teman equivocarse. Esto les ayudará a tener confianza en sí mismos y encarar cualquier trauma incipiente hasta vencerlo.