miércoles, 23 de mayo de 2018

CÓMO ACTIVAR PENSAMIENTOS DE ABUNDANCIA

El dinero es necesario para vivir. Aunque algunos digan lo contrario, el dinero otorga libertad para obtener aquellas cosas necesarias para tener ciertas facilidades. Si bien es cierto que no compra la felicidad, ni el amor genuino de las personas que nos rodean, permite tener tranquilidad para poder desenvolverse en casi cualquier situación de la vida con confianza.

No es tan indispensable como el agua o el oxígeno. Y si lo analizamos en profundidad, el dinero es tan solo una unidad de cambio establecida en cada lugar del planeta.





Si ahora mismo le colocaran a escoger a un niño entre un fajo de billetes y un juguete, seguramente no dudaría en tomar su juguete, porque para él eso es lo que conoce y tiene valor.
Incluso a quien lee este artículo, si sobre una mesa te colocaras fajos de billetes de distintos países, indistintamente de su valor, si no conoces su tasa de cambio en comparación con el dinero de tu región, para ti cada fajo de billetes serían papeles timbrados sin más importancia.
Lo cierto, a pesar de todo esto, es que el dinero es energía. Y valga decir, es una energía que todos anhelan poseer. Sin embargo, por muy deseado que parezca, alrededor del dinero se han creado muchas creencias limitantes como, por ejemplo: el dinero es malo, los ricos son egoístas, para tener dinero debes trabajar y trabajar toda la vida, hay que trabajar como negro para vivir como blanco.
Para transformar estos pensamientos que limitan tu capacidad de ser prospero, comparto contigo los siguientes 3 pensamientos de abundancia:
1.- Alerta con lo que dices
¿Te pasas todo el día quejándote por aquello que no posees? o ¿porque el dinero no te alcanza?, recuerda que aquello que proyectas regresa a ti. Si tus pensamientos son de escasez, es eso lo que regresará a tu vida. Aprende a agradecer por todo lo que posees, porque hay quienes poseen menos de lo que tú tienes.




2.- No acumules objetos
Tal vez eres de los que posee una tía o una abuela que guarda todo ¡absolutamente todo! con la esperanza de tenerlo “para cuando ya no haya más de eso”.
El acto de acumular se relaciona con escasez, carencias, pobreza. Empieza a limpiar los armarios y trastos, desechando todo lo que no has usado en al menos un año. Al universo le fascina llenar vacíos. Si hay espacio para cosas nuevas, ellas llegarán a tu vida.
3.- Muévete
¿Quieres tener mejores oportunidades en la vida? Muévete, sal de la zona de confort. La abundancia empieza con cambios de pensamientos que conllevan a cambios de acciones, de lo contrario jamás obtendrás aquello que anhelas.
Las oportunidades llegan a tu vida cuando estás preparado para reconocerlas y aceptarlas, la abundancia es mucho más que posesión de dinero, revisa tus palabras, modifica tus falsas creencias y aprende a sonreír y agradecer.