lunes, 28 de mayo de 2018

CONSEJOS PARA UNA MEJOR EXPRESIÓN ORAL

Sabemos que el manejo básico de la oratoria es importante en cualquier profesión. Expertos afirman que las personas que mejoran sus habilidades para hablar en público, también optimizan la confianza en sí mismos, y son vistos como más aptos para ascender en sus puestos de trabajo, o ser tomados en cuenta. Por esto, cada día más individuos están en la búsqueda de perfeccionar dichas destrezas.

No en vano, se dice que “quien domina la palabra, domina el mundo”, y es que solo a través de conceptos bien fundamentados, se puede conseguir calar en la mente de nuestros interlocutores de la manera deseada.

Pero a pesar de los múltiples beneficios que trae consigo la expresión oral, aún hay quienes padecen de fobias que les impiden emitir palabras frente a otros. Si este es tu caso, en este artículo encontrarás algunos consejos que te pueden ser muy útiles:




1.- Prepárate de la mejor manera para la presentación. Esto lo conseguirás organizando las ideas y las secuencias en las que se deben ir narrando.

2.- Dominar el tema que quieres compartir te ayudará a mejorar tu confianza.

3.- Conoce al público al que deberás dirigirte, porque no todos reaccionarán de la misma manera. Aún más, en el área profesional, donde las exigencias y expectativas por conocer el tipo de presentación que brindarás aumenta.

4.- Si en tu audiencia hay profesionales o personas versadas en el tema que vas a compartir, resume las cosas que sean más obvias, y enfócate en las que puedan ser novedosas o más relevantes.

5.- Conquista la atención de los presentes manteniendo el enfoque requerido sobre la presentación, lo cual aumentará tu autoconfianza.

6.- Inicia con frases llamativas, ya que los expertos afirman que dentro del primer minuto de exposición quienes observan deciden si prestar o no atención. Para ello, es útil que comiences contando alguna anécdota sobre el tema con la que los presentes puedan sentirse identificados, o también por medio de comparaciones, citas, refranes, empleando las técnicas que se utilizan para narrar cuentos, preguntas provocativas, entre otras.

Esto servirá para romper el hielo y fomenta la retroalimentación que te conecta con la audiencia.




7.- Utiliza materiales de apoyo como audios, imágenes y videos que tengan referencia con lo que se quiere compartir.

8.- Con respecto a los nervios, estos son normales, y cualquiera puede sentirse un poco estresado antes de una presentación. Pero puedes aprovecharte de ello y utilizar esa descarga de adrenalina para interactuar con la audiencia.

Por ejemplo, Mark Twain quien fue un gran escritor y orador estadounidense, aseguraba que existían dos tipos de hablantes: “¡Los que están nerviosos, y los que son mentirosos!", haciendo referencia a que todas las personas alguna vez los han sentido antes de una presentación.

En conclusión, podemos afirmar que por más que hayas pospuesto el momento de asumir muchas veces el rol de presentador, expositor, conductor en un evento o padrino de una boda, ¡estas situaciones te llegarán a lo largo de tu vida! Y es mejor que estés preparado, y seguro de poder salir airoso de dicha situación.

Por lo que practicar con tiempo cada uno de los tips que te indicamos aquí te motivará a conversar en público y privado con la fluidez y buen talante que necesitas.