sábado, 5 de mayo de 2018

¿ES ATRACCIÓN FÍSICA O SU FORMA DE SER?

¿Te has preguntado si la atracción hacia otra persona se debe al aspecto físico? o ¿se enfoca en la forma de ser?
Sinceramente, lo anterior resulta un poco complejo ya que la afinidad por otros, tiene que ver realmente con un aspecto que trasciende: la compresión. No es menos cierto, que nos podemos sentir atraídos hacia una persona por su aspecto físico así como por su personalidad, incluso por ambos factores a la vez.
Pero para caer en las redes de una seducción completa, debe surgir la magia de la reciprocidad. Esta radica en sentirnos comprendidos, en la medida en que aceptamos y a la vez nos interesamos por el otro. Estudios recientes demuestran que este último factor, puede ser clave para que muchas personas experimenten la verdadera atracción.


Pero, ¿qué es la comprensión?
Consiste en una fuerte conexión hacia esa persona por la cual se experimenta una simpatía especial, que tiende a sobrepasar el concepto de belleza física.
Puesto que esta última (la belleza) cambia con el tiempo, la cultura y hasta con la empatía que puede generar la persona según las circunstancias, el concepto de belleza es apenas un elemento que incide en que un individuo sienta atracción por otro.
La personalidad de alguien, por otro lado, podría llegar a variar la percepción en función de la atracción. Mientras que no ocurre igual cuando de “comprensión” se trata. Cuanto más comprendes, conoces y entiendes las emociones de una persona más atracción puedes llegar a sentir hacia esa persona.
Poder vincularse con las emociones del otro, genera que sientas más deseos de disfrutar de su presencia, y posiblemente establecer un vínculo afectivo permanente.
De la comprensión al amor
La intensidad con la que a veces nos sentimos conquistados por otros, sin entender por qué,  nos hace cuestionarnos: ¿qué tiene esa persona que tanto nos llama la atención?, ¿será su mirada?, ¿la forma en que nos sonríe?, ¿su forma de ser?, ¿la forma tan cortes en que sentimos que nos trata?, ¿qué me hace querer ser cariñoso con ella?, ¿qué me impulsa a querer verla (o) sonreír?
Realmente inconscientemente estamos recibiendo un estímulo de la sensación de ser comprendidos. La mayoría de veces, no es solo  la idea de ser comprendidos la que hace experimentar esa atracción, sino el poder entender de igual forma a esa persona, hasta poder cifrar su comportamiento sin necesidad de emplear demasiadas palabras.


Es allí donde muchos pueden responder por qué algunas parejas no funcionan de acuerdo a lo que esperaban, y otras en cambio parecen disfrutar de la compañía mutua hasta la vejez. Y es que comprenderse es la clave principal para que la relación consiga fortalecerse y crecer con el tiempo. El resto de atributos no son más que una suerte de encanto pasajero que decrece según el contexto, el temperamento y los propios intereses personales.
Así que ya lo sabes, la próxima vez que estés en busca de pareja, debes ir más allá de lo físico, y buscar esa conexión especial que solo desde la comprensión te otorga una relación realmente valedera y equilibrada.
Si te gusto este tema y deseas compartir tu opinión con nosotros, háznosla saber en los comentarios, será un placer contestarte.