miércoles, 20 de junio de 2018

CÓMO CAUSAR UNA BUENA IMPRESIÓN

Cuando hablamos de causar una buena impresión, nos referimos a esa imagen personal que proyectamos y por medio de la cual las demás personas crean una opinión general sobre nosotros.

A lo largo de nuestra vida, se irán presentando diversas situaciones en las que necesitaremos causar la tan esperada “primera buena impresión”, tales como: una cita, entrevista de negocios, presentación de un proyecto, conocer nuevos amigos, ganar socios laborales etc.




¿Por qué es importante la primera impresión?

Es simple, si causas un impacto negativo a otras personas, estas podrían difundir ideas erróneas sobre quién eres en realidad.

En el caso contrario, si esta primera imagen ante un desconocido es positiva, tus oportunidades laborales, amorosas o profesionales, se incrementarán en pro de aquello que esperabas obtener.

¿Cómo puedes lograr que te aprecien a primera vista?

Cuando consigues generar una opinión acorde con tu realidad interior, no solo te sentirás mejor contigo mismo, sino que generarás un efecto cautivador sobre otros y por ende tus habilidades sociales fluirán de mejor manera.

La opinión que otros poseen a cerca de nosotros, influye en nuestra autoestima. Si las personas te aprecian, te sentirás más relajado y seguro al dirigirte a ellos.

Aquí te indicamos algunas estrategias que puedes poner en práctica:

1.- Sonríe más

La sonrisa es un acto gestual que indica positivismo. Con esta simple acción haces feliz a otras personas y les sugieres que amas lo que haces y te esforzarás por mejorar día con día.

Si por el contrario, tu expresión facial es la de una persona amargada, puedes llegar a incomodar e incluso a molestar a otros, sin que siquiera hayáis intercambiado palabra alguna.

2.- Déjalos hablar

¡Se trata de modales y estos hablan sobre tu educación! Cuando alguien está hablando y le interrumpes, puedes llegar a parecer pedante y poco atento.

No permitas que los demás crean que te percibes a ti mismo como alguien tan importante que solo lo que dices es lo que merece ser escuchado. ¡Por ello déjalos hablar, escucha con atención y aprecia las opiniones de otros!




3.- Intercambia preguntas

Una manera de interactuar con otros es haciendo preguntas e interviniendo cada cierto tiempo en la conversación, de esta manera se consigue una retroalimentación ente hablante y oyente.

Tu interlocutor notará que te interesaste en lo que te estaba comentado. Cuantas más preguntas acorde con el tema efectúes, más seguridad crearás en la otra persona para responderte y mejor imagen de ti se llevará.

Además de esto, debes instaurar un clima en el que ambos se sientan a gusto, ya que una conversación forzada genera ansiedad y apatía en las respuestas, con lo que la primera impresión que deseabas dar decaerá.

Conclusión

A pesar que la idea es agradarle a la mayor cantidad de personas a tu alrededor, siempre habrá alguien a quien no le acaben convenciendo ni tu sonrisa, ni tus modales. ¡Pero no por ello debes decaer en tu propósito inicial! ¡No fallaste! A veces las vivencias de los demás afectan la manera en que pueden o no sentir afinidad otros.

Con suerte conseguirás nuevas y mejores oportunidades para conocerles, y que cambien esa opinión vaga y errónea de la primera vez.