sábado, 23 de junio de 2018

LA TEORÍA TRIANGULAR DEL AMOR

El amor es el sentimiento más hermoso y complejo que embarga al ser humano. Tal vez por ello se desatan mitos y teorías a su alrededor.

Robert Sternberg, psicólogo estadounidense, propuso la teoría triangular del amor para explicar los tres componentes básicos que requiere una relación de pareja para que pueda ser sólida, perfecta y duradera. Si alguno de estos tres elementos falla, la emoción del amor se esfuma. Estudiémoslos a continuación:





LA PASIÓN

Se corresponde con el sexapil o lo que es igual, la atracción física. Tiene que ver con sentir deseos de estar con la pareja hasta tal punto de desear llegar a compartir la misma cama.

INTIMIDAD

Es un lazo que conecta a dos personas, generando cercanía, complicidad, apego y logrando que ambos se sientan a gusto en presencia de su par.

COMPROMISO

Es sinónimo de colaborarse, apoyarse y mantenerse juntos en las buenas y en las malas. Por lo tanto, es una decisión de vida que asumen dos personas de manera consciente.


Sternberg, basándose en lo anterior y combinando el compromiso, la pasión y la intimidad, desarrolla los siete tipos de amor que explicaremos a continuación:

1.- Gusto o cariño

Es el sentimiento que genera deseos de conocer a una persona, sin que necesariamente se desarrolle un vínculo profundo o se involucren deseos carnales.

La amistad parte del gusto, pero como ya se dijo, no significa que llegue a darse una responsabilidad o pasión entre quienes sienten gusto mutuo.

2.- Amor vacío

Un ejemplo de esta clase de amor es el que se observa en parejas que se unen por acuerdos previos, como mantenerse casados por un tiempo breve para poder obtener una nacionalidad o cobrar una herencia.

Entre ambos no hay conexión emocional, ni pasión, y la intimida (si es que acaso llega a darse) no representa más que un disfrute físico entre ambos.

3.- Amor Fatuo
Es un amor que surge de la pasión que mueve a los individuos a encuentros sexuales. Entre ellos hay deber para con el otro, y también pasión, pero no afecto.

Algunos amantes o personas que están juntas en encuentros de una sola noche experimentan esta clase de amor pasajero. También se le conoce como “amor loco”, en relación al grado de intensidad física que representa.

4.- Encaprichamiento

Es el llamado “amor a primera vista” y nos puede ocurrir muchas veces en nuestra vida sin que siquiera lleguemos a conocer realmente a la otra persona. Por lo tanto, es totalmente idealizado.





5.- Romántico

Característico de las relaciones de corta duración en las que está presente el afecto y la pasión, pero no hay deseos de establecer un compromiso por permanecer junto al otro.

6.- Compañero

Para conocerlo basta con echar un vistazo a la dinámica de los matrimonios de larga duración. La pasión en estos casos ha desaparecido, pero la obligación de apoyarse mutuamente y el cariño persisten por encima del deseo sexual. Ambos dan mucha más importancia a la amistad que los unió en los primeros días.

7.- Amor consumado

Esta es la forma de amor “perfecto”. Ambos se complementan, se desean y se valoran por completo. Alcanzar este punto puede ser un verdadero desafío para la mayoría de las parejas.

Después de conocer las distintas facetas del amor, solo te queda identificar ¿en cuál de ellos encaja tu relación actual?

Ten en cuenta que sea cual sea el amor que hayas vivido hasta ahora, estás compartiendo tu existencia con un ser humano que merece ser valorado, porque de lo contrario, si no inviertes en demostraciones emocionales, junto con el respeto y la tolerancia, tu relación difícilmente permanecerá en el tiempo.