martes, 7 de agosto de 2018

CÓMO IDENTIFICAR EXPECTATIVAS IRREALES

¡El mundo está en constante evolución! Lo mismo sucede con la información que viaja tan rápido, y de maneras tan diferentes, que nos resulta complicado poder filtrar lo que sirve, de aquello que nos perjudica.
A veces le prestamos más atención de la debida a cuentos como: el príncipe azul, la media naranja o alma gemela, y el empleo perfecto. Cosas como estas, nos impiden vivir experiencias gratificantes, porque estamos a la expectativa de historias que se fundamentan en meras “ilusiones”.
Cuando somos niños, percibimos el mundo como una fantasía en donde existen superhéroes, hermosas princesas, y obstáculos que siempre serán superados. Pero, muchas de estas ideas evolucionan, y se arraigan a medida que el individuo crece.  Y a pesar de comprender que la vida no sigue este patrón exacto, el sujeto se aferra a ellas distorsionando la realidad.


Vivir de sueños no es tan malo, porque alimenta nuestra creatividad (sin alejarnos del contexto) pero se torna negativo cuando estas expectativas son fantasiosas, y la persona no es capaz de reconocer lo que es posible de lo que no.
Este tipo de comportamiento está relacionado con desordenes de control y autoridad sobre la conducta.
Esta manera de proceder no es favorable, por ende es propicio identificar las señales que nos muestren que estamos cayendo en expectativas falsas.
Considera estos argumentos para identificar si estás idealizando la vida más de la cuenta:
1.- Esperar a que otros se identifiquen con mis sentimientos, y los comprendan
Esta manera de actuar a menudo la observamos en las relaciones de pareja, cuando una de las partes espera que la otra pueda identificar, y comprender sus emociones y sentimientos, aun sin expresarlos. Esto provoca constantes decepciones y resentimientos.
Ninguna relación funciona de manera adecuada sin una buena comunicación.
2.- Asumir que las cosas no van a cambiar
Aferrarse a algo o alguien, sin dejar que la vida tome su curso natural, conlleva continuas decepciones. Nada permanece igual para siempre, puede que tus relaciones no sean como esperabas, o que tus negocios después de un gran auge sufran un desplome.
Pero tu capacidad para fluir te ayuda a sobreponerte a las circunstancias, ¡así que no te niegues al cambio!, ¡porque igual sucederá!
3.- Evitar contrariedades
Pretender esquivar un inconveniente para evitar entrar en conflictos, es algo que en repetidas oportunidades se aprecia en el campo laboral.
Cuando creemos tener la ocupación ideal, y queremos mantener nuestro estatus, preferimos no emitir una opinión, a sabiendas de que ello podría ser perjudicial a futuro. Esto crea una falsa imagen en tu entorno profesional por lo tanto ¡exprésate! Seguro te sentirás mejor.


4.- No le das importancia a mejorar tus relaciones
Puedes llegar a creer que una persona está predestinada a estar en tu vida, y es por ello que no inviertes tiempo en alimentar tus sentimientos, lo que puede transformarte en un ser egoísta.
5.- El perfeccionismo
Ser perfeccionista, en algunos casos puede superar el límite de la arrogancia, y la prepotencia, incluso llevarte a la obsesión, y la frustración. Características que no son bien vistas por otros.
Si te sientes identificado con alguno de estos puntos es bueno que hagas una evaluación, escucha lo que dicen sobre ti las personas que te aman y busca la manera de corregir tu actitud.
Si te gustó el tema compártelo con tus amigos, y déjanos tus comentarios.