martes, 21 de agosto de 2018

CÓMO SABER QUE ESTÁS ALEJANDO A LAS PERSONAS

No resulta para nada gracioso tener que reconocer que tanto tus seres queridos como tus conocidos se han apartado de tu lado porque te has encargado de ello de alguna manera.

Y sí, es cierto que las personas entran y salen de la vida de otros a diario por una infinidad de razones, como por ejemplo: mudarse, divorciarse, graduarse, disgustarse o fallecer.

Si llegaste a este artículo, posiblemente te estés quedando solo de forma constante, debido a tu propia actitud. Si deseas comprender por qué te está sucediendo esto continúa leyendo.




La soledad no es buena compañera

Hasta quienes son más huraños, demandan de alguien para discutir. Y es que no estamos diseñados ni física, ni emocionalmente para permanecer demasiado tiempo en soledad.

Los amigos, la familia y en general quienes nos rodean, nos facilitan de cierta manera no solo nuestras tareas diarias, sino el equilibrio mental que requerimos para sentirnos confiados, amados, y felices. Estas personas son nuestro mejor apoyo en los momentos difíciles, así que poder admitir que contamos al menos con un amigo leal, es todo un obsequio que vale la pena preservar.

Es posible que tu modo de actuar últimamente no sea el más adecuado y que a pesar de ello tu no lo hayas notado de manera consiente. Por ello, aquí te presentamos las cosas que podrían estar influyendo negativamente en los individuos que te rodean como para obligarlos a abandonarte.

1.- Discutes demasiado

Incluso hasta por temas triviales, creando drama a tu alrededor e hiriendo la susceptibilidad de tus seres queridos.

Comprende que la gente conflictiva es tan difícil de complacer, que hagan lo que hagan lo otros, siempre estarás buscando señalarles hasta sus más mínimos errores y esto acaba decepcionando e irritando a todos.

No deberías anteponer las circunstancias a las personas, porque estas últimas se desencantarán de ti.

2.- Te crees perfecto

¡Todos nos equivocamos, tú no eres la excepción a la regla!

Cuando te consideres perfecto en tu modo de actuar, caes en prepotencias y berrinches que te impiden reconocer un error y te llevan incluso a acusar a quienes son inocentes para librarte de la tarea de pedir disculpas y reconocer que fallaste.

Nadie desea ser amigo o compañero de quien es incapaz de reconocer y aceptar las consecuencias de sus actos.




3.- Vives quejándote

Si solo logras verle el lado negativo a cuanto te acontece, ¿en serio no comprendes la razón de tu soledad? Te estás convirtiendo en una oscura nube que acaba con cualquier rayo de optimismo y que pretende eliminar con la alegría a su paso.

4.- Eres egoísta

Esto consiste en ser poco empático, significa que no te interesa el dolor que pueda atravesar alguien más y por ende no te solidarizas, ni ofreces opiniones que aúpen a otros a progresar, ¡porque solo te importas tú mismo! Mientras continúas con esa actitud, mucho más visibles serán tus deficiencias y menos individuos te querrán a su lado.

En conclusión, existen múltiples razones que están incidiendo en que los demás sientan recelos hacia ti, en algunas de ellas no hicimos hincapié en este artículo porque pueden resultar evidentes y en todo caso dependen de tu auto-evaluación, estas podrían ser: baja autoestima, hablas mal de otros, solo conversas de aquello con lo que puedas vanagloriarte, niegas la ayuda etc.

Aceptar que echar a perder una amistad, genera una larga cadena de conceptos negativos sobre tu persona, debería ser suficiente motivación para colocarle un freno a cualquiera de las causas que son contraproducentes en tu vida.