martes, 20 de noviembre de 2018

UTILIDAD DEL WHATSAPP EN LA COMUNICACIÓN PERSONAL

Whatsapp es una de las apps de mensajería instantánea más populares en la actualidad, gracias a su diseño y a los diversos beneficios que ofrece. Pero, ¿realmente su uso nos ha permitido mejorar nuestra comunicación emocional?


La comunicación es un instrumento lingüístico que nos brinda la libertad para poder expresar todas nuestras ideas y emociones, además podemos complementarla con elementos no verbales como el volumen, el ritmo y las expresiones faciales, entre otros. Con ella podemos fortalecer nuestros lazos familiares, relación de pareja, estudios, trabajo y demás relaciones sociales.




En el transcurso de la historia hemos podido observar la evolución que han tenido los medios que hemos utilizado para expresarnos, desde señales de humo hasta medios más sofisticados como lo es el Whatsapp.

Sin embargo, el uso de nuevas tecnologías no resuelve las carencias que podamos tener en nuestras habilidades de comunicación emocional, ya que las mismas no nos enseñan a ser más empáticos, menos impulsivos y a enviar mensajes de solución en vez de quejas.


¿Cómo es nuestra comunicación en Whatsapp?


Primeramente, nos limita del uso de elementos no verbales, sin ellos el receptor está más susceptible a interpretar de manera errónea nuestros mensajes. Aunque también es cierto que utilizamos los emoticonos para intentar expresar emociones junto al mensaje, ocasionalmente pueden hacer la comunicación más ambigua al no utilizarlos adecuadamente.


Al ser un medio de mensajería instantánea, indirectamente en nuestro interior se ha producido una permanente sensación de urgencia. Por eso pensamos que si no damos una respuesta inmediata al mensaje que acabamos de recibir, estaremos siendo maleducados con el emisor. El mantener este concepto errado en nuestra cabeza, impide que pensemos con claridad el mensaje más apropiado para responderle a quien nos escribe.


Errores más comunes en el uso del Whastapp


- Comunicación vagamente detallada o imprecisa.

- Carencia de empatía.

- Uso de audios (monólogos) en vez de conversaciones por medio de llamadas.

- Ser poco asertivos.

- Exceso o carencia de emoticonos.

- Envíos excesivos de mensajes cadena.

- No respetar las opiniones de terceros.


¿Sería recomendable dejar de usar esta app?


No lo es. Únicamente hay que tener en cuenta que también nuestras habilidades sociales son igualmente necesarias cuando utilizamos el Whatsapp. Además, múltiples estudios han demostrado que el apoyo social es elemental para nuestra salud y bienestar personal.




Consejos para cuidar nuestra comunicación emocional en Whatsapp


- Seamos empáticos.

- Incrementemos el positivismo ante los desacuerdos.

- Tomémonos el tiempo que consideremos prudente para escribir un mensaje.

- Evitemos enviar bromas, contenido viral o información sensible a personas que anteriormente nos han manifestado que les desagrada esa clase de contenidos.

- Respetemos el horario en el cual enviamos mensajes.

- Expresemos los desacuerdos sin juzgar a la otra persona.

- Aclaremos los mensajes que no entendamos.


Ante todo esto, no olvidemos que podemos hacer una pausa entre los mensajes que enviamos a diario y realizar una llamada, de esa manera disfrutaremos de un contacto más cercano y directo.