domingo, 7 de abril de 2019

CONSEJOS PARA QUE TUS HIJOS SEAN FELICES

Nada es más importante para los padres que ofrecerles a sus hijos herramientas y experiencias que les permitan desarrollarse felizmente.

Desde el mismo momento de la procreación, los padres procuran ciertas condiciones para que los niños sean “perfectos”, pero nada puede garantizar que todo sea de color de rosa, ¡la vida es un continuo de vivencias gratas y no tan gratas!


Ahora bien, si no podemos controlar los agentes externos, es importante reflexionar sobre algunos consejos que nos permitan orientar la crianza de los más pequeños de la casa.




1.- Ser comunicativos


Toda acción humana parte de la comunicación, y si no fortalecemos la relación mediante el diálogo, difícilmente los niños se sentirán parte de la sociedad, y con ello no tendrán la capacidad de desarrollar valores humanos.


2.- El “sí” desvergonzado, o el “no” oportuno


¿Cuántas veces estamos tentados a decirle “¡sí!” a todo lo que desean nuestros hijos?


Realmente no los lastimamos al negarnos de vez en cuando, al contrario, podemos generar en ellos procesos muy positivos tales como la resiliencia (capacidad de adaptarse conscientemente a situaciones adversas), la paciencia, o la existencia de límites en nuestra sociedad.


3.- La gratitud ¡el mejor regalo!


Así como deben de aprender a saludar, pedir permiso o exponer sus gustos y necesidades, ellos deben incorporar a su diccionario particular la palabra “¡Gracias!”. Pero más allá de la palabra, lo importante es la acción del agradecimiento, ya que ayuda a que ellos sean conscientes de que no están solos en el mundo y que deben compartir con los demás.


4.- Comprensión: ponerse en los zapatos de los demás


Cuando nos ponemos en los zapatos del otro tomamos consciencia de no estar solos, por ende, dejamos de percibir la vida desde una sola óptica. Comprender a los demás nos permite deslastrarlos de ideas egocentristas, sin necesariamente anular su identidad.

5.- Asumir responsabilidades de sus conductas


Dependiendo de su edad y consciencia de la vida, los hijos deben aprender que las acciones (buenas o malas) tienen sus consecuencias, o bien pueden sentir gratificación o completa aflicción. Sin embargo, uno debe asumir la responsabilidad de sus actos y de sus decisiones.




6.- Ser padres ejemplares


¡Nada mejor que enseñarles con el ejemplo! Si les contamos historias de nuestros errores y cómo otro comportamiento hubiese sido más constructivo, ellos además de sentirnos como sus amigos, podrán discernir lo bueno y lo malo.


7.- Enseñarles a valorar lo realmente importante


El tiempo, el trabajo, la honestidad, el esfuerzo, las relaciones afectivas e interpersonales y la vida en general deben de ser valoradas sobre lo material y todas aquellas cosas que desvían nuestra atención de lo verdaderamente importante.


8.- Expresar los sentimientos


Si quiere reír o llorar que lo haga, si está enfado, con miedo o frustrado ¡que lo manifieste! Además, ha de afrontarlo para que pueda superarlo. De esta manera su hij@ se auto percibirá como un ser humano sensible, respetuoso y empático con los demás.


9.- Ser solidario


Ayudar a los demás, dar sin esperar a cambio, compartir, incluir en vez de excluir, le permitirá relacionarse en armonía consigo mismo y con los otros.


En conclusión


La vida es una aventura con experiencias agradables y otras decepcionantes, si la vivimos desde la conciencia, buscaremos ser felices y no perfectos, ya que la perfección es una cualidad subjetiva.
Esta idea nos permite valorar cada momento (procurando esa felicidad) y ser auténticamente seres imperfectos, pero en evolución.